30 de enero de 2009

Revolutionary Road

* Dirección: Sam Mendes
* Mi valoración: BIEN

Los adolescentes de Titanic se han hecho adultos y nos cuentan una historia tremenda y compleja. Si toda persona es una lucha interna durante toda su vida, cuando la persona se hace pareja los intereses, ilusiones y conlictos pueden chocar. Y si en Titanic el barco chocó con el hielo, el momento de la película nos revoluciona y enfrenta a ese choque de proyectos y personalidades. Una lucha entre el acomodamiento resignado por el destino o la aventura esforzada, trabajosa pero vital. ¿Es valiente, es ensoñación, hay que ser realista, se debe perder la ilusión, hay que resignarse, hay que controlarse? Preguntas que asaltan la conciencia en el visionado. Lucha interpretativa también entre actores, que creo que gana ella con creces tanto como actriz como personaje. Una música un tanto repetitiva que no nos ofrece mucha información. Como pincelada vital, como un demiurgo del conficto, como una conciencia que golpea con verdades... las breves apariciones del loco.