19 de mayo de 2008

Bilbao

Una ciudad entorno a una ría. Atrás quedó esa imagen de Bilbao como ciudad gris, negra e industrializada de antaño. Hoy es tremendamente agradable admirar su limpieza, su vanguardista arquitectura, iluminación y sus perfectas comunicaciones. En el Casco, peatonal, seguimos saboreando los rincones de tinte antiguo; el paseo por la ría (andando o en tranvía) es de lo más moderno en su continuidad que he visto en España (Museo Guggenheim, puente Zubizuri, palacio Euskalduna,...). En el interior, el trazado de las calles recto y convergente convierte el día a día en algo muy cómodo. Recomendable tomar el metro e ir hasta sus extremos con agradables sorpresas: Getxo y Portugalete. Y para comer, los ricos pinchitos que animan la conversación entre el "¡Apa!" y el "¡Agur!" de sus tabernas.
Aquí va mi selección de fotos realizadas en esta visita 2008.

2 comentarios:

Beatriz dijo...

Es un pequeño lujo poder acercarse a Bilbao. No nos habíamos quedado a hacer noche en otras ocasiones y merece la pena. Los pintxos en su Plaza Nueva son fantásticos. Y la ría, el casco, la Gran Vía,...

Cristina dijo...

Visitasteis Getxo!! os gusto entonces??
Me alegro que os animaseis a coger el metro y ver este municipio.

Como ves estoy cotilleando los blogs =D

Otro beso, Cris