3 de mayo de 2006

Arte vs Venta

En estos días por Barcelona he conocido de primera mano a artistas (pintores, ilustradores, galeristas...) y he terminado quedándome atónico sobre la visión que ellos tienen sobre el arte como venta. La realidad es así: Los encargos de las galerías tienen que ir de mano proporcional al número de ventas que se consigan. Al final es el público (mejor dicho, el público comprador) el que define lo que se debe o no pintar. Me quedé con 2 frases: una del ilustrador "Aquí os presento unas láminas feas. Son feas porque no se vendieron"; y otra de la pintora "Si yo no tuviera que venderlos, mis cuadros serían totalmente diferentes". Para la reflexión.

17 comentarios:

Fernando dijo...

Realmente llamativas las frases. Las asocio a un representante comercial pero no a un artista.
Desde luego no considero que una obra sea más o menos fea en función de que se haya vendido, ya que existen muchos factores (precio, galería en la que se expone, público que visita esa exposición, ... hasta la época del año ;-))
Si puedo entender que una parte de la obra del artista se pueda ver influenciada por la necesidad de vender, ahora bien, pienso que habrá de todo y que como artista también dejará su huequecito para plasmar aquello que de verdad siente / quiere.

Levosqui dijo...

En mi opinión el verdadero arte surge de la libertad, de una inspiración que no conoce condicionantes mercantilistas.

El lenguaje de los "mercantilistas" es reduccionista e infantil. "Esto es feo porque no vende". En mi opinión obedece a la falta de paciencia o de fé en lo que se ofrece.

Lo comercial, véase Hollywood en multitud de, es igual y plano, impersonal y de videojuego, vacío. ¡Enseñame la pasta! (Jerry Maguire).

Por otra parte entiendo que los artistas tengan que claudicar "en ciertas ocasiones", digamos, para seguir con el viejo hábito de darle al estómago lo que pide.

Berta dijo...

La verdad es que me sorprende esa frase, más viniendo de alguien que se relacione con el mundo del Arte. Por lo que yo sé (y conozco algo el mundillo, porque estudié Bellas Artes, y mi padre tiene relación con Galerías desde hace ya muchos años) nada se mueve en términos de feo o bonito (sí es así cuando las galerías tienen un público especialmente consevador y prefieren vender algo más decorativo que artístico).

La belleza en el Arte es una opción estética como otras. Ya desde Goya existe el concepto de lo sublime (es decir, lo que causa una impresión) y ya no se representan "cosas bonitas" (como diría este hombre que has citado), sino que se buscan muchas más cosas.

Hay muchísimas tendencias en el Arte que no buscan lo bello (de hecho, al final, si una obra plástica resulta "bella" suele ser ya por casualidad diría, no exactamente porque los artistas lo busquen).
El arte occidental antes de Goya se basa en la representación. Y la búsqueda de la belleza mediante cánones viene de la Grecia clásica y de lo que después el Renacimiento recuperó. Y nuestro pensamiento estético está todavía muy fijado en esos términos.

El feísmo es una tendencia como otra cualquiera dentro del Arte contemporáneo (no existe con ese término). Si estáis interesados podéis buscar sobre la exposición de artistas británicos que se realizó en Londres en los años 80, llamada Sensation (con los hermanos Chapman) y muchos más que se dedicaban a realizar figuras hiperrealistas con niños desnudos
en posiciones sexuales. Y aunque parezca mentira siguen el hilo de lo que comenzó Goya con las pinturas negras.

Desde Duchamp y Marx Ernst casi todo lo que se hace ahora se basa en el Arte de concepto (una imagen que remite a uno o varios discursos detrás de ella).
Pero no olvidemos que todavía hay restos del Pop Art (quien haya ido a ARCO hace 5 años, puede ver que es una tendencia muy clara); del minimalismo; del hiperrealismo;del expresionismo abstracto; dadaismo, arte político...


Sobre la definición de lo que es Arte:

Me gustaría también señalar que toda obra que pretenda calificarse como Arte debe ser ambigua y provocar una emoción.

No estoy de acuerdo con el Arte como comunicación, porque no hay un mensaje claro y sería muy arriesgado decir que todo el mundo tiene las mismas emociones al contemplar un objeto artístico.

Para definirlo más diría que el Arte suele ser una imagen que tiene muchos significanetes (dentro de esa imagen hay elementos que nos resultan familiares, pero no podemos asegurar que sean esa cosa a la que nos recuerdan exactamente).
El significado no llega a cerrarse del todo nunca, por eso no provoca dudas, creemos que no entendemos, y las sensaciones son contradictorias.

Es lo contrario del diseño: una imagen con un sólo significado - sirve para informar, para comunicar..etc...-.

En cuanto al Arte vs comercio.
Algunas ideas:

- según como he visto que funciona el artista realiza un trabajo, habla con una galería y con algunos críticos de Arte. Si a la galería y al crítico les gusta el trabajo, lo promocionan. El crítico le hace publicidad y el galerista vende las obras diciendo que es una promesa del Arte. Si todo va bien y todo el entorno artístico apoya esa publicidad y habla del trabajo del artista como algo que provoca emociones, comienza a cotizarse.
Si le apoya además una institución y ya no digo museos, cada vez se cotiza más.

En este caso no diría yo que es el público el que decide lo que se pinta, desgraciadamente son los críticos y los galeristas, en un sistema de intermediarios en el que el artista es el centro y todos giran en torno a él.

Yo creo que tiene más que ver con la Bolsa que con otro tipo de sistema de transacciones, porque todo viene dado por la motivación y el optimismo.


Me gustaria ver qué pensáis de todo ésto. Mi correo es: astrea80@hotmail.com

Y si queréis visitar mi Blog, la dirección es:

http://bertadelgado.blogspot.com/

Un saludo a todos!.
Berta.

Beatriz dijo...

Según nos han contado los propios artitas, efectivamente es el galerista el que decide lo que es bueno o malo. Y como decía Cristina Blanch, la mayoría de las veces no saben distinguir. No saben lo que está bien o mal pintado. Técnicamente. Lo cual desde luego a mí no me parece bien. Si es el galerista el que debe decidir lo que va a vender en su galería, al menos que tenga un críterio. Que sepa de pintura. De lo que está hablando. De lo contrario, ¿qué criterio elige? Al final lo que estos críticos están haciendo es que muchos artistas se repriman en sus trabajos...

victor dijo...

Este tema de arte y mercado hace bastante tiempo que me pre-ocupa, pues es un síntoma claro de por donde esta evolucionando esta sociedad de mercado en la que nos toca vivir, a pesar de su complejidad que expresa muy bien Berta, aun quedan muchos flecos sueltos, pues según creo el arte sufre una evolución muy rápida que es difícil de mostrar.
Los criterios unidos a la intuición, deberían de gestar una acción, en la que el artista desarrolla su trabajo, o mejor aun su trabajo, debería de llevarle a la acción.
Un saludo

cristinablanch dijo...

este tema de arte y mercado es realmente preocupante, para mi, lo es mucho. la frase que cita jlp es mia. os cuento porque la dije. y pensandolo bien, menos mal que la dije, pues significa que no estoy contenta con la situacion de arte y mercado, como tantos artistas que quieren acceder a ese mercado y no saben de que va. por supuesto hablo de barcelona y de lo que conozco aqui. no voy a generalizar porque no me siento capacitada para hablar de los demas sino solo de lo que conozco.
fernando, nunca diria de una obra que es fea, sino que es mala en el sentido de que no resuelve nada para el artista ni ofrece nada al espectador. nunca diria que lo es porque no la he vendido, al reves, buena parte de las obras que he vendido eran malas.
en mi caso, no hay huecos para pintar lo que quisiera porque para mantenerse pintando hay que producir mucho porque, como sabreis, las galerias se quedan un 50% por obra vendida, a parte de los descuentos a clientes asiduos, coleccionistas, etc, que los galeristas se sacan de la manga, impuestos, etc...es decir, que no se trata de ganar cuanto mas dinero mejor, sino de poder seguir pintando como sea, y confiar en que algun dia sera posible llegar a la obra deseada. ojala tuviera mas de representante comercial porque ya estaria haciendola, es la peor parte de la historia, venderse, pero eso,o a hacer otra cosa, mariposa.
por supuesto el verdadero arte (quien era que lo decidia?) surge de la libertad, pero pocos artistas conozco que la tienen. la mayoria tenemos que pagar nuestras cuentas y responsabilidades ineludibles (hijos). ayer mismo estuve en un lunch de un pintor bastante cotizado, en el que habia diseñadores como toni miro (o sea mucha creme de la creme) y me dijo que el aun tiene que sacar las grapas de loscuadros para trasladarlos.las galerias no se hacen cargo del transporte. o sea, elartista dedica meses de trabajo, material y encima, transporte. la galeria vende con suerte, no todas lo hacen. me he encontrado con alguna a la que les he llevado yo mis clientes y se me han quedado el 50. osea, han puesto las paredes.
tambien hay que ir con cuidado con algun que otro fantasma. esta lleno de ellos y para mi no es facil distinguirlos, porque se me toma el pelo con facilidad.se me han llevado obras prometiendome el oro y el moro, y luego nada de nada.
pocos pueden pintar lo que les de la gana. ejemplo que bea y jlp conocen, mi colega del estudio, pinta con total libertad y es un artista de pies a la cabeza, pero no interesa a nadie ni aqui ni en ningun lado. es infeliz y se siente frustrado. es una opcion, pero yo no la quiero, pues supone depender de otras personas y otros trabajos que le machacan.
si creo que el comprador es elque decide, hasta puntos realmente absurdos. yo siempre he pintado hombres y mujeres mirando al espectador, muy directos. pues al comprador no le gusta, prefiere algo mas light mas suave. bueno, pues los estoy pintando de espaldas, o ingeniandomelas para que pasen desapercibidos.y menos mal que vendo. triste? para mi lo es mucho, pero no voy a dejar de pintar, es mi vida es mi pasion, prefiero pintar a no hacerlo y ganarme mejor la vida y poder mantener a mi hijo por completo. ya llegara el dia en que pueda desarrollar lo que yo quiero, confio en ello y no pienso desanimarme.
ya me gustaria encontrarme un mecenas generoso o un representante comercial competente que me librara de todo lo que no me gusta de esto.
tema galerista, mucho morro en los que he conocido, aun no he encontrado al galerista de mi vida, ojala algun dia lo encuentre. miento, lo encontre en madrid pero no le interese yo a el. cuida a sus artistas al maximo. pero no quiere ampliar su ramillete de artistas, hace años que trabaja con los mismos y no piensa ampliar, los cuida,les publica libros, lesorganiza expos por todo el mundo, su galeria se llama estampa y el hombre es realmente exquisito.

enfin, supongo que os he mostrado la parte menos romantica de este mundillo mio, que no quiero dejar aunque en algun momento desesperado lo he pensado seriamente. y vendo, imaginaos el que no vende.

lo siento si he sonado muy simple y demasiado practica.


un beso a todos

JLPA dijo...

Muchas gracias Cristina por tu sinceridad. Agradecemos tener por aquí a personas tan íntegras como tú (aunque la pasta nos obligue a hacer y trabajar en cosas o cuadros que no son nuestro ideal). Así es la vida, y lo que provoca la economía.

EStuve leyendo ayer sobre este tema, y la verdad que desde el siglo XV, con la aparición de los mecenas y luego con los galeristas, parece que siempre ha sido así. Quizá ello perjudique a la evolución del arte, pero a fin de cuentas ¿qué evolución es esa?. El arte lo hacen personas, y las personas están contextualizadas con sus problemas, su mundo, su economía. Es un pulso humano.

Gracias por vuestras interesantes reflexiones.

cristinablanch dijo...

despues estuve pensando en ingres, que por lo visto odiaba tener que pintar sus encargos, los retratos que han pasado a la posteridad como su gran obra. sin embargo, lo que el consideraba la obra de su vida eran los cuadros historicos. y han pasado desapercibidos. todos los pintores han tenido que trabajar por dinero, no solo desde la aparicion de las galerias, la pintura religiosa del greco, los retratos de la familia real de velazquez, las escenas campestres de goya,etc etc...el comprador ha cambiado, ahora, en mi caso, es la clase media burguesa de barcelona y madrid. pues bueno, suerte que estan ahi.
besitos

laura dijo...

Hola! seguí tu invitación a visitar este blog y me encanta!!

y bueno, mi opinión sobre este tema es la siguiente: una creación que nazca del deseo de vender no es honesta. Y si no es honesta, no es arte. Es otra cosa. Es trabajo, deseo de reconocimiento, intercambio comercial...

El verdadero arte es el que desarrollas porque te da la gana, de la forma que quieres y con el único objetivo de responder a una necesidad creativa personal y al deseo de enriquecer la existencia de todos los humanos (aunque todos estos humanos no se vayan a enterar nunca de que existes y de que haces unas cosas realmente buenas).

Y mientras haces eso, pues está muy bien que la gente compre tu otros "trabajos" en las galerías para poder pagar las facturas.

Por otro lado, propongo a todos aquellos a los que las galerías les provocan un conflicto, que dejen de exponer en ellas. Hay otras formas de ganar dinero.

La galería no beneficia a tu arte, beneficia a la pantomima.

El Caballero de la triste figura dijo...

Cada día me convenzo más que los verdaderos artistas, los que caminaron sin timón y en el delirio, los que no tranzaron jamás, indefectiblemente no venden y el reconocimiento a su obra ocurre post-mortem. Los que venden, como se señala por ahí, se entregan al mundillo oferta-demanda y deben obviar la propuesta rupturista.
He allí el límite: o das lo que quieren los compradores (cuadros bonitos) y vives bien o Haces una obra interesante y revolucionaria, cuyo reconocimiento llega en 50 años, y vives mal.
¿?

El Caballero de la triste figura dijo...

El punto al que iba es que tal vez se puede vivir al límite. Vender y ser bueno, quien concilie aquello, un aplauso.

cristinablanch dijo...

tambien se puede vender y vivir mal, que es lo que nos pasa a la mayoria..el objetivo de todos es vender y ser bueno y unos poquitos lo consiguen

silvia flichman dijo...

Yo creo que uno no tiene que dejar de hacer lo que le interesa, lo que habría que hacer es organizarse de otra manera.
Yo sufrí el mercado del arte y las galerías "parásito", nunca pude entrar en ese mundo porque jamás transé .
Hace un par de años, se me ocurrió juntarme con otra gente que hace cosas parecidas y alquilar un taller abierto a la calle.
El resultado es muy bueno,se puede vender y tener alumnos.
También hicimos un mapa de talleres de artistas que se regala en muchos lugares, lo pagamos entre todos y no resultó caro.Ahora la gente puede ir directamente sin intermediarios y comprar a precios mas bajos.Ahora ya no me interesan las galerías ni los "dueños "del arte que se creen con derecho a aconsejarme qué es lo que tengo que pintar.
Hago lo que quiero y uds también podrían hacerlo.

Tomas dijo...

Hola, siento mucho introducir una nota discordante, pero yo creo que hay mucho mito respecto al artista que pinta en "libertad" y hoy tengo el día polemista :-)

1. No creo que sea cierto que la comercialización del arte sea un signo de los tiempos. Que yo sepa, nunca jamás, se le ha pagado a alguien por hacer lo que le dé la gana (si exceptuamos a los reyes). Los pintores han tenido siempre mecenas y marchantes que les han pagado para pintar por encargo, y el que no ha pasado por el aro (p.e. Van Gogh) pues se ha visto sin un duro, como es lógico.

2. A mí también me gustaría poder dedicarme con entera libertad a lo que me gusta (por ejemplo, a leer los libros que quiero y a ver películas de cine), pero todas las mañanas me levanto, hago de mi capa un sayo, y me voy a currar en algo que no me aporta nada, para tener dinero que me permita vivir y hacer lo que quiera en mis ratos libres. Es ley de vida, para los artistas,para los albañiles y para los ingenieros, aunque no nos guste a nadie y todos tengamos nuestra sensibilidad.

3. ¿Quién define si una obra de arte tiene más o menos mérito? Pues en definitiva, es un reflejo de la sociedad que la contempla. La sociedad de su tiempo no vió absolutamente nada positivo en Van Gogh y hoy se lo rifan los coleccionistas.

Bueno, me he enrollado mucho, ya seguiré otro día. En definitiva, lo que está claro, es que si optas por hacer lo que realmente quieres, te arriesgas a no tener ingresos seguros y a eso, pocos se atreven

Salu2

Anónimo dijo...

Un artista, en cualquier campo, es un creador, y los creadores no son entendidos por "todos-as". Creo que todos los que son artistas comunican pero esa comunicación no tiene por que ser entendida en ese momento, los creadores son innovadores y los mensajes que puedan trasmitir pueden ser adelantados al momento, de ahì el reconocimiento de muchos post-mortem y otros nunca reconocidos publicamente por no tener divulgación. Ocurre en muchos trabajos: científicos, inventores,filósofos, escritores...Puede que todo se reduzca a estar en el sitio adecuado en el momento opurtuno, o sea tener suerte.

youpint dijo...

Ya que mas da si se nos vende o no, cuando yo pinto un cuadro me sale del alma es una experiencia entre un vomito y un parto.....solo sale y no hay nada que hacer. Dentro de la sociedad hay quienes paren o vomitan lo mismo y esos se llevan mi obra. Para coincidir con esa alma gemela es como el cuento de la aguja en un pajar.
No he ganado nada, al contrario estoy mas pobre que antes pero se que muchos han sido felices al ver mis pinturas....por eso que mas da si se nos venden o no?

Kore dijo...

Es un problema que se ha dado desde que el arte empezó a ser el negocio que es actualmente.
¿Qué preocupa más: vender o crear? Supongo que habrá que distinguir en este punto dos clases de artistas: los que lo hacen por dinero o los que lo hacen por placer.
Por supuesto, todos tienen que comer y tienen que vender sus obras. Pero menospreciar la calidad creativa de alguien por el mero hecho de vender o no me parece un error. Es como el hecho de conseguir ser famoso en vez de artista creativo o buen artista.
Además, la sociedad en este momento lo qeu busca es eso, el capitalismo, así que es normal que el arte que se produzca esté en relación con ello.