8 de mayo de 2013

Estado de ingravidez


Es una sensación curiosa y casi desconocida. Toda la vida laboral con planes, horarios, dias laborables/días  de permiso, reuniones, iniciativas internas, tareas, puntos de acción, presentaciones y entregas,....y de pronto todo se corta para quedar en un estado de armoniosa calma, donde el tiempo fluye sin más, donde se vive el día, donde no hay una entrega que hacer o una tarea a medio o largo plazo que esté remanente. No es lo mismo que estar de vacaciones o estar jubillado, es otra cosa y los que pasan por ello lo conocen. Unos se lo toman muy mal (pastillas, dolores, angustias), otros se lo toman con calma (deporte, hobbys, distracciones). Yo de momento lo estoy experimentando. "Nuestra decisión es un resorte para tu mejor evolución" - me llegaron a decir, así que eso estoy haciendo: aprovechando a experimentar estas sensaciones y sacar el punto bueno de ellas. 
Todavía no puedo ir al INEM (que ahora se llama SEPE) puesto que legalmente esta semana estoy disfrutando de mis vacaciones pendientes así que aprovecharé a conseguir el Certificado Electrónico que permitirá hacer muchas de las gestiones vía Internet. Curiosidades de la vida, ayer descubrí que hay una oficina del  INEM SEPE y otra de la Seguridad Social a pocos metros de casa (se ven desde la ventana). ¡Hasta ayer ni me había fijado en ellas!  :-) Este es un tiempo para fijarse en otras cosas, en otros valores y en otras sensaciones. Siguen llegándome mensajes, chats y whatsapps de gente. Este tiempo también sirve para eso, para darte cuenta de cuánta gente tienes que te quieren, que se preocupan por ti y eso también es un hecho muy gratificante de experimentar en la vida (en los velatorios suele ser habitual  ;-) ¡Gracias a todos vosotros!

2 comentarios:

Sergio Teruel dijo...

Podemos quedar en Agosto para ir a ver obras.....

JLPA dijo...

... si son obras del Museo del Prado, por mí encantado :-)