2 de octubre de 2011

El árbol de la vida

* Dirección: Terrence Malick
* Mi valoración: Incalificable
Dos avisos: 1. No es una película al uso. 2. Debería titularse "El río de la vida" porque todo es un fluir y fluir llevados por la magistral música, las trayectorias de los personajes y la repetidas imágenes de agua en todas sus variedades. Una concepción fílmica del desarrollo, nudo y desenlace muy particular y original yendo desde la mismísima creación del planeta hasta la curiosa trascendencia (la playa, como no podría ser de otra manera y que ya vimos en El séptimo Sello, El planeta de los simios ó El Señor de los Anillos) pasando por las miserias y alegrías de una familia americana en los años 50 (con sugerido síndrome de Edipo incluido) Como véis la película es lo más heterogéneo visto desde los tiempos del 2001, Odisea en el Espacio de Kubrick. Todo ello en 140 minutos puede parecer agotador, aunque lo que en verdad me sobran son sólo tantos momentos de los juegos de niños que se alejan de la chicha fundamental. También el desequilibrado comportamiento del padre tan poco sensible para ser músico y las imágenes de la madre volando por el jardín me parecen un tanto alejadas por muy metafórico que resulte siendo como es una película metafísica. A los fans de Lost no les costará mucho seguirla. Interesante y magistral, aunque no es vino de gusto para todos los paladares.