31 de diciembre de 2005

SARABAND

* Dirección: Ingmar Bergman
* Mi valoración: 8

Broche culto y testamentario. Bergman, a través de los azules ojos de Liv Ullman, nos habla directamente. En un estilo sobrio y una fotografía plana (salvo en alguna formidable excepción), nos encontramos con todas las preguntas y con todos los elementos fílmicos del director sueco. Hay un sabor nostálgico y triste en esta obra, independientemente de su temática. La música de Bach acompaña a los momentos cumbres. La narración está estructurada en pequeños capítulos, como si intentase guiarnos. Los créditos finales, con la cadencia perfecta del órgano barroco nos envuelven en una conclusión grandiosa: fin a una obra, fin a una vida. Todo un monumento.

3 comentarios:

christa dijo...

maravillosa película!
la ví hace unos meses acá en Chile y me pareció muy propia de Bergman. Con un profundo tratamiento de la emocionalidad de los personajes. Y con música de Bach como fondo, qué más se puede pedir.
Saludos

Anónimo dijo...

I wish not approve on it. I over polite post. Particularly the appellation attracted me to read the intact story.

Anónimo dijo...

Good dispatch and this post helped me alot in my college assignement. Thank you seeking your information.